miércoles, 28 de septiembre de 2011

soy gasto

Lo siento. Soy médico. Me dedico a esa profesión criticada por muchos, venerada por pocos, y respetada  sólo en momentos de necesidad. Miles de calificativos rondan el pensamiento del vulgo, y los menos, los que a uno le dan ganas de atender a gente cada día. Sin embargo, me gusta mi trabajo, creo en lo que hago, y me esfuerzo por aprender, y ser mejor profesional. Mi esfuerzo... apreciado por algunos, alabado por pocos, indiferente a otros. Sin embargo, me satisface mi labor. No sólo en el dia a dia, si no el verme cada vez con algo de más soltura, y orientado mi avidez por aprender a los foros mas pertinentes para formarme mejor como profesional.

Lo siento, pero soy tan especialista como cualquier otro. De perfil generalista, puedo decir orgulloso que la especialidad de Medicina familiar y Comunitaria es la que más me llena, no sólo porque me completa en facetas de urgencias y emergencias, asi como paliativos, no solo porque la patologia crónica es mi día a día pero también las situaciones agudas, y lo mejor, la patologia familiar y sistemica (si, aunque sepa de electros y radiografias, también tengo en mi especialidad herramientas propias, como el genograma). El paciente no es un número, es mi paciente, su familia y familiares, sus vínculos, su cuadro de dia a dia, sus vecinos y su gente, su ambiente, sus colores y en definitiva su vida en su propio contexto. Y yo estoy ahi, a su cabecera.

Lo siento, pero voy contento cada dia a mi trabajo y me siento orgulloso de ello, ya no es solo por compartir consulta y dia a dia con compañeros y tutor, o por formar parte de la vida de los pacientes, si no que tambien me estiman para cirugias y ecografias, implanones y consultas de la mujer, me reclaman para risas, juergas, para tomarnos los compañeros "un algo después del trabajo" compartir experiencia y aprender de los añejos, y disfrutar de lo que es ser especialista en medicina familiar y comunitaria.

Lo siento, pero la puerta no me asusta, las guardias tampoco, y me atrevo a decir que algo sé (por mucho que nos quieran quitar meritos, competencias, habilidades, y compararnos a medicos de baja estofa, me muevo como pez en el agua por las urgencias, ya he dejado atrás los miedos iniciales de lo que eran las guardias, y ahora casi soy uno mas de allá donde voy a hacer mi labor de guardias en servicios de urgencias y emergencias). La baja estofa, se la dejo a los amargados por no tener una medalla pendulona en los bolsillos de sus languidas batas, y discutible moral.

Y a pesar de todo, el gobierno de mi pais no me quiere. Me considera "un gasto prescindible". La incursion politica ha sido tan brutal y desvastadora, que ha prostituido a la medicina. Golpe bajo para los galenos que respetamos esta profesión y labor. La confusión e indignacion es máxima de ver como los politicos juegan con nuestra labor, como en estos tiempos donde vivir es un arte, abnegados por el concepto de rentabilidad económica, se recorta en sanidad como quien corta los bajos de un pantalón. Parece que la ciudadania acostumbrada a putadas y a un despotismo ilustrado absolutamente recalcitrante, deberá tragar con unos recortes del todo discutibles, pero "justificados" en terminos de rentabilidad. Me da miedo pensar que los señores que nos dirigen sean incapaces de ver la rentabilidad de un concepto tan magno como LA SALUD. Lástima da, que solo veamos rentabilidad cuando el saldo que precede al simbolo € es positivo. Y mientras tanto yo y mis compañeros, todos, después de los años de estudio, los de formación, las guardias (algunas digans de olvidar), me asomo al precipicio del fin de residencia, con la misma sensación de orfandad que tienen los inmigrantes que atiendo cada dia en la consulta ante un panorama totalmente desolador, donde solo se entienden los contratos basura, la risotada del dirigente en mi cara, y el esto es lo que hay... porque mi gobierno no me quiere, porque yo, sólo, soy gasto.

5 comentarios:

  1. ... serás un gasto para quienes te miran desde su despacho y valoran tu trabajo en cifras. Para los que te observan y comparten las horas contigo, la labor del médico de familia no tiene precio. :)
    Salud y mucha Paz.

    ResponderEliminar
  2. Comparto tus pensamientos. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que no deje de gustarte.
    A pesar del entorno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La verdad, que llena la opinion compartida,y los abrazos aunque sean a traves de la red. Agradecido que hayais dedicado un tiempo a mis ideas, pensamientos que muchas veces salen de la consulta. Parafraseando a Sabina, y permitid que haga extensivo el lema, compañeros:

    Que las persianas corrijan la aurora,
    que gane el quiero la guerra del puedo,
    Que el fin del mundo nos pille bailando,

    y que en estos tiempos a pesar del ambiente, ideas luminarias de unos cuantos inconvenientes, sigamos inertes a nuestra idea, nuestro dia a dia y nuestra sonrisa al empezar y terminar la consulta. Gracias de veras, agradecido, aqui teneis un rincón mas vuestro que mio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar