domingo, 17 de enero de 2016

Por favor y Gracias, enfermería DIGNA.

Nadie aprende solo. Y yo menos. 
No hace falta bucear mucho en mis recuerdos, y seguramente en los de cualquier médico y en los de cualquier residente, para identificar a una figura constante, perenne, sin la cual, ninguno de los médicos seriamos hoy lo que somos. Una figura tan importante, que muchas vidas salvadas, no estarían hoy entre nosotros, una figura tan crucial que muchos de los buenos profesionales sanitarios de hoy, no serian nada. 

Desde nuestros primeros devaneos con el fonendo, desde los inicios a aprender el difícil arte de diagnosticar y tratar pacientes, enfermería ha sido nuestro aliado, escudero y no nos engañemos el perfecto complemento que en mas de una ocasión, no ha "salvado el culo" así de literal y con todas las letras. 



Miren, desde R1 me di cuenta que en el trabajo también se llega mas lejos pidiendo las cosas POR FAVOR y dando las GRACIAS. No hay por favor, ni Gracias lo suficientemente grande, para agradecer todo lo que enfermeros y enfermeras me han ido enseñando, me enseñan y me enseñaran. Y aunque todas mis peticiones siempre van encabezadas por un POR FAVOR y antes de la rubrica, un GRACIAS, no me canso de pedir las cosas a mi equipo de enfermería POR FAVOR, GRACIAS, AYUDA y SIN VOSOTROS NO SOY NADIE. 

No podré olvidar jamás en esas primeras guardias de novato residente, el rostro sonriente y complice de las enfermeras de urgencia apuntandome mejoras en mi tratamiento con un "qué le parece doctor si..." o señalándome alergias en medicación que había pasado por alto, o incluso guiñandome después de decirme que habían administrado tal o cual fármaco que sin duda el paciente necesitaba y que yo no fui capaz de señalarlo en la petición o simplemente se me olvidó.

No ha habido nadie capaz de entenderme mejor, ante mi alegría cada vez que una RCP sale exitosa, y las veces que he necesitado el consuelo enfermero para seguir adelante en el arduo camino de la atención medica. Muchos compañeros me entenderán cuando diga, que mirar al lado y ver a nuestro enfermero o enfermera cerca, trabajando con nosotros, es el mayor respaldo. O del placer enorme, que profesionales de la enfermería que triplica tus años de experiencia te saluden afectuosos y con cariño al iniciar las guardias. "Que un enfermero de esta categoría tenga que trabajar con un mindundi como yo" no dejo de reflexionar muchas veces en silencio.

Miren ustedes, los enfermeros son sanitarios, y como tal están acostumbrados a tratar con pacientes, a contrastar impresiones clínicas, y muchos de ellos a hacer diagnósticos certeros y sumamente brillantes. Negarle a la enfermería, sus capacidades, y sus opciones de independencia es un acto temible, sobre todo porque los enfermeros son especialistas sanitarios en su area de acción; pregunten a cualquier médico sobre el uso de empastes y coloides en úlceras sacras, les aseguro que lo único que van a conseguir es una farfolla y un intento de escapar del compromiso. Ahora si hacen el mismo ejercicio con cualquier enfermera de Atención Primaria, preparen lápiz y papel para apuntar y aprender. 

Restarles independencia en la prescripción, es negarles un campo de sus capacidades, y una tremenda estupidez: que la vecina del quinto pueda mandar metamizol, y que un enfermero lo tenga vetado quedando sujeto a un papel firmado por un medico según un real decreto, demuestra la estulticia y la poca conexión con el mundo que tienen los redactores de semejante decreto. 

Miren, los enfermeros no solo curan si no que también ayudan, reconfortan, prescriben, soportan y te mejoran el turno, la noche y la vida en general. 

Por si fuera poca la tontería, resulta que el sindicato mayoritario de enfermería se permite el lujo de hacer semejante campaña difundida en RRSS: 
Entiendo, que muchos representantes sindicales (no todos) prefieren postergar la atención sanitaria, a las labores sindicales. Pero hay que ser muy tonto, y muy machista y estar muy pasado de todo para  ejecutar semejante campaña contra un decreto inútil y que empeorará sin duda la calidad asistencial.  Obvio que enfrentar a dos colectivos que trabajan en equipo es el colmo de la estupidez. 



Y por si fuera poco, a la libertad de expresión, la respuesta de estos "representante de los intereses de los trabajadores especialistas en enfermería": 

Vaya. Un sindicato que en vez de defender su postura, enfrenta a colectivos, y para calmen de la pataleta, bloquea a quienes les llaman la atención en vez de reconsiderar su postura.  

Yo, a diferencia de los personajes citados, considero a los profesionales de enfermería con los que trabajo y me relaciono a diario, profesionales de igual o mas valía que el medico, gentes con muy buenas dotes de trabajo, y un complemento IMPERATIVO a la labor diaria. No hay nada mejor que tener a un buen enfermero codo con codo. 

Afortunadamente, toda acción siempre tiene una reacción de misma intensidad y en sentido opuesto y es por ello que sectores críticos se han levantado, esta vez no contra los medicos que aquí ni pinchamos ni cortamos, si no contra un sindicato inútil y un real decreto mas estúpido aún.
En definitiva y en lo que a mi respecta (y seguro que muchos de mis compañeros están de acuerdo); no tengo palabras de agradecimiento suficiente para reconocer la importancia de la enfermería en mi quehacer diario y en mi vida. Profesionales sin los cuales no seria quien soy, ni trabajaría como trabajo. 


GRACIAS ENFERMERIA POR TODO. 
POR UN CAMINO JUNTOS. 
POR UNA ENFERMERIA DIGNA. 

14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, somos equipo (le pese a quien le pese, ni organizaciones, ni sindicatos, ni colegios mediante)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. sabes lo que te digo? Gracias a ti tambien :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias a ti Maria y por pasarte por este pequeño blog

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. enormemente agradecido por tus palabras Pablo, espero que ahora sindicatos y organizaciones no empiecen a ofertar pertinentes cursos de acreditacion para poder prescribir... seria de traca

      Eliminar
  5. Lorena Villa García18 de enero de 2016, 19:26

    Para continuar con las dos grandes palabras con las que comienzas tu post. POR FAVOR sigamos trabajando en equipo, y mejorando cada día JUNTOS, todos sumamos y todos aprendemos unos de otros. Y GRACIAS por tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. somos equipo Lorena, le pese a quien le pese :)

      Eliminar
  6. Gracias amigo #Vodevildeluxe por tus sinceras y muy reales palabras...gente como tu es la que tendria que tener liderazgo y autoridad en nuestra profesión.. #TeamBuliding

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amigo Jaume, somos equipo ante cualquier organizacion sindicato o colegio. No pretendo mas que compartir reflexiones, y avanzar juntos, creo que el devenir del liderazgo es el liderazgo compartido. Mas dialogo y menos corporativismo ridiculo. Muchas Gracias Jaume. :)

      Eliminar
  7. Fantásticas tus palabras. Yo no pertenezco a la sanidad pero por desgracia he tenido que ir mucho a hospitales y no puedo tener nada más que palabras de agradecimiento a enfermeras, médicos, auxiliares, celadores, servicio de limpieza, administrativos... una sanidad como la nuestra es difícil de gestionar y somos muchos usuarios, pero siempre me he sentido arropada y protegida por todos los que la componen. Enhorabuena profesionales sanitarios y no sanitarios.

    ResponderEliminar
  8. Estimada Lain,
    en realidad la parte importante de la sanidad es todos vosotros que recurris a ella. Creo que hay que ser honestos y compartir con vosotros luz en los mas oscuros intereses y turbios intereses. Quede claro la intencion de los sanitarios de seguir siendo equipo por mucho que sindicatos, colegios, y naftalinadas corporaciones intenten encontrarnos. NO LO CONSEGUIRAN. La sociedad nos ha permitido ser los profesionales que somos, les tenemos que devolver un servicio de calidad como merecen. Seguiremos luchando por una sanidad publica digna, a pesar de recortes, gobiernos y de situaciones laborales extenuantes. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar